Home España Borràs confirma que los diputados presos de JxC no renunciarán a su acta
España - 06.06.2019

Borràs confirma que los diputados presos de JxC no renunciarán a su acta

La suspensión de Sànchez, Rull, Turull cambia los números para formar mayorías y facilita una investidura de Pedro Sánchez sin los independentistas

La investidura de Pedro Sánchez sigue estando pendiente de un complejo puzzle en el que será necesario sumar a fuerzas contrapuestas como el PNV y UPN o Coalición Canaria y Podemos, pero al menos esta mañana la portavoz de Junts per Catalunya, Laura Borràs, ha ahorrado a los socialistas una preocupación más. Tras su reunión en el Palacio de la Zarzuela con el Rey, dentro de la ronda de contactos previa a la investidura, Borràs ha confirmado que los diputados de su formación suspendidos el pasado 24 de mayo, Jordi Sànchez, Jordi Turull y Josep Rull mantienen su intención de conservar el acta, aunque eso implique contar con tres votos menos en cualquier asunto que requiera la aprobación de la Cámara, incluida la designación del presidente del Gobierno.

El hecho de que los parlamentarios que se encuentran en prisión preventiva no puedan ejercer el cargo supone que las sesiones plenarias contarán sólo con 347 de los 350 diputados que formalmente componen el Congreso (o incluso 346 si finalmente tampoco Oriol Junqueras renuncia a su escaño para ir al Parlamento Europeo, como preveía inicialmente). El secretario general del PSOE tendría así más fácil lograr la mayoría simple necesaria para ser investido y podría prescindir de lo que hagan JxCat, ERC o Bildu, uno de sus principales objetivos. Borràs no ha dado muestras de estar satisfecha por esa circunstancia, pero ha alegado que ni ella ni nadie en su formación tiene «autoridad moral» para exigir a sus compañeros presos que renuncien a lo adquirido en las urnas.

La portavoz de JxCat ha dado a entender, por otro lado, que por ahora su grupo no tiene ninguna intención de respaldar a Sánchez después de que en campaña dijera varias veces que «no, nunca, jamás» habrá un referéndum de autodeterminación en Cataluña. «No parecen las mejores credenciales para el diálogo. Si reúne las condiciones -ha añadido-, de momento, lo disimula mucho». Eso mismo es lo que, según ha dicho, ha trasladado al Rey, con el que ha asegurado haber mantenido una reunión «en un ambiente de diálogo» y «educado» por ambas partes, pese a lo duro de sus reproches al Monarca.

Borràs ha defendido ante el Jefe del mismo Estado que califica de «represor» que en España hay «presos políticos», le ha entregado una carta de Jordi Sànchez -que era, en un primer momento, el representante designado por JxCat para participar en la ronda de contactos con Felipe VI antes de que el Tribunal Supremo le denegara el permiso para salir de la cárcel-, le ha entregado el polémico informe del grupo de trabajo de la ONU sobre detenciones arbitrarias y le ha dicho «mirándole a los ojos», según sus propias palabras, que no renunciarán a «ejercer el derecho de los catalanes a decidir su futuro» y algo más: «Los catalanes -ha espetado- no tenemos Rey».

¿Pacto PSOE-Ciudadanos?

Pablo Iglesias ha sido el último candidato de la mañana en ser recibido por el Jefe del Estado. El líder de Podemos a transmitido a Felipe VI lo que lleva repitiendo desde la noche del 28 de abril. Esto es que los españoles han optado por un gobierno progresista de coalición entre PSOE y Unidas Podemos. El líder morado ha reconocido que hace dos semanas que no mantiene contacto con Pedro Sánchez. Y ha dado por sentado de que si Ciudadanos cambia de posición, los liberales serían la opción favorita del PSOE para gobernar. «Es evidente que Pedro Sánchez está buscando el apoyo de Albert Rivera, aunque también los es que parece que no lo está encontrando», ha afirmado.

Iglesias ha explicado al Rey el contenido del acuerdo programático que pondrá sobre la mesa de negociación, que girarán en torno a la recuperación del empleo –lo que para Unidas Podemos comprende derogar las dos últimas reformas laborales– y una reforma fiscal para subir los impuestos a las rentas más altas. Entrar en el Gobierno es necesario, ha explicado, porque es la manera de controlar que el PSOE cumple con la pactado. «Un Ejecutivo del PSOE en solitario pactaría las medidas económicas con la derecha», ha advertido el candidato.

Sobre el posible reparto ministerial, Iglesias ha destacado que el primer paso debe ser el acuerdo programático. Después, llegará el turno de hablar de nombres. «Es lo último de lo que hay que hablar», ha dicho el líder de Podemos antes de adelantar que su partido no impondrá ningún veto, ella a pesar de que en la pasada legislatura desde su grupo parlamentario se pidió la dimisión a la ministra de Justicia, Dolores Delgado, o el de Ciencia y Universidades, Pedro Duque.

Van a ser semanas largas en las que habrá que armarse de paciencia, ha concluido Iglesias.

En fase de «diálogo»

Antes que Iglesias se ha reunido con Felipe VI el diputado de En Comú Podem, Jaume Asens, quien ha hecho saber al monarca su «disconformidad» con su discurso del 3 de octubre en el que el jefe del Estado alzó la voz contra la «deslealtad inadmisible» de la Generalitat por haber organizado el referéndum del 1-0. Aunque Asens no ha revelado la respuesta concreta del Rey, sí que ha constatado que las posiciones entre ambos son «absolutamente divergentes». «No hemos visto ningún tipo de autocrítica en su actuación», ha remarcado.

El portavoz de los 'comunes' ha advertido al PSOE de que los planes de diálogo de Sánchez sobre Cataluña deben de quedar claros antes de formar gobierno y no después como apuntaba hace tan solo unos días el secretario de Organización, José Luis Ábalos. En su comparecencia posterior a su paso por Zarzuela, Asens ha aclarado que «no estamos en fase de negociaciones, sino de diálogo» y ha mantenido como condición para apoyar la investidura de Sánchez que haya miembros de Unidas Podemos en su futuro gobierno, como a su juicio han pedido las urnas. En todo caso, no ha querido entrar en cuáles serían estos nombres ni sus cargos.

Aplicar el 155

El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha lamentado tras su paso por Zarzuela que Felipe VI «se vea forzado» a reunirse con representantes de los partidos independentistas. « Es una anomalía democrática», ha aseverado y ha lamentado que el Estado «no tenga mecanismos» para impedirlo. En su reunión con el monarca, el líder de la formación de derecha le ha transmitido su «lealtad a la Corona» y la «gratitud al discurso del 3 de octubre».

Abascal ha expresado al Rey su voto contrario a Pedro Sánchez, pero su disposición a apoyar la acción de gobierno «si está dispuesto a restaurar el orden constitucional en Cataluña y aplicar el artículo 155». «Entendemos que nuestro Estado no está teniendo en muchas ocasiones los mecanismos de rapidez y de contundencia necesarios para poder defenderse de aquellos que quieren romper el orden constitucional», ha remarcado Abascal, que ha aprovechado la cita en Zarzuela para denunciar los «tics presidencialistas» del líder del PSOE que, en su opinión, ponen en tela de juicio la monarquía parlamentaria.

Más información:


  • UPN abre la puerta a facilitar la investidura de Sánchez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Regeneración

El balón puede irse alto, puede salir desviado, puede chocar en un palo, o en el larguero.…