Home Opinión Madriguera
Opinión - 2 semanas ago

Madriguera

En julio de 2017, Gustavo Zanchetta, obispo de Orán, Argentina, dejó su cargo intempestivamente, sin dar explicaciones

En julio de 2017, Gustavo Zanchetta, obispo de Orán, Argentina, dejó su cargo intempestivamente, sin dar explicaciones. En diciembre, el Papa lo colocó en un puesto de importancia en la oficina de administración financiera del Vaticano. A comienzos de este año se conoció el motivo por el cual Zanchetta había dimitido en Orán: en 2015 y 2017 tres sacerdotes habían presentado, ante la Nunciatura, denuncias contra él por abuso sexual a seminaristas. Entonces el Papa lo apartó de su cargo y el portavoz de la Santa Sede se excusó diciendo que no sabían nada, que las denuncias eran “recientes”. En agosto empezó, en la Argentina, un juicio contra sacerdotes y monjas inculpados por abusar de niños y adolescentes sordos en dos sedes del instituto Provolo, en Mendoza y en La Plata. Sobre el principal acusado, el cura italiano Nicola Corradi, existen desde 2009 denuncias por cometer abusos en la sede central del Instituto Provolo en Verona, Italia. Esas denuncias llegaron al Papa en 2014, cuando un miembro de la asociación que agrupa a las víctimas italianas le entregó en mano una carta con los nombres de los abusadores. Ni entonces ni después el adalid de la “tolerancia cero” ordenó investigar. Fue la justicia argentina la que en 2016 detuvo a Corradi y a 13 sospechosos, y dispuso el cierre del Instituto en ese país. Entre los acusados está Eliseo Primati, un cura de 83 años que en 2017, en pleno escándalo, regresó tan campante a Italia. La Argentina hizo un pedido de extradición, sin resultados. En junio, un periodista de L´Espresso vio a Primati salir de misa en Verona. Se acercó y le preguntó si conocía la orden de arresto que existe contra él. Primati le respondió: “No sé nada de todo eso. Permiso, voy para mi casa”. Cruzó la calle y entró en la sede central del Instituto Provolo en esa ciudad. ¿Casa quiere decir lo mismo que “madriguera”?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Debemos aportar soluciones

En múltiples ciudades, miles de personas han salido a la calle a manifestarse. Las causas …