Home Opinión ¿Otro frente soberanista en Euskadi?
Opinión - 1 semana ago

¿Otro frente soberanista en Euskadi?

Bildu quiere marcar el terreno al PNV en la cuestión territorial, espoleado por el independentismo catalán

Desde hace tiempo Arnaldo Otegi viene abogando por la apertura de un segundo frente soberanista en Euskadi —tras el de Cataluña— y ha visto una ocasión propicia para intentarlo con la reforma del Estatuto de Gernika. Esta culmina el lunes otra fase de su proceso, con la presentación en el Parlamento vasco de las propuestas de la comisión de expertos nombrada por los partidos.

Hace un año, PNV y Bildu pactaron un texto que incorporaba a la reforma el derecho a decidir y la consulta habilitante, previa a la negociación con el Gobierno central. El pacto, con aroma soberanista catalán, fue rechazado por los tres partidos vascos no nacionalistas: PSE, Podemos y PP. El PNV intentó entonces, en la comisión de expertos, un acercamiento a dichos partidos, y ha logrado avances con el PSE y Podemos en temas competenciales, reflejados en un texto del que se ha desmarcado el PP. El PNV ha suavizado la formulación en los temas más controvertidos —el derecho a decidir— pero sin renunciar a ellos. De modo que el texto cuenta con enmiendas de fondo que pasan a debate en la ponencia parlamentaria.

Bildu ha buscado la excusa del acercamiento del PNV a los partidos no nacionalistas para romper con él. Pretende marcar el terreno al PNV en la cuestión territorial, espoleado por el independentismo catalán, y presentarse ante el electorado nacionalista como adalid del soberanismo cuando Euskadi está a unos meses de sus elecciones autonómicas.

El PNV no quiere ceder ese terreno a Bildu y ayer el pleno del Parlamento vasco asistió a una competición entre ambos partidos sobre su compromiso soberanista, de marcado cariz electoral, con la excusa de un debate sobre el Estatuto de Gernika. Pero el PNV, también, marcó distancias con Bildu al rechazar la unilateralidad como procedimiento. El PNV no cree que su defensa del programa máximo, el derecho a decidir, comprometa hoy su pragmatismo político, porque la renovación del autogobierno se postergará a la siguiente legislatura y tiene un futuro incierto.

En todo caso, las posiciones sobre la renovación del autogobierno vasco son nítidas en el caso de Bildu, que quiere un segundo frente; del PSE y Podemos, próximos al federalismo; y del PP, que rechaza la reforma. El PNV tendrá que definirse la próxima legislatura. Si pacta definitivamente con Bildu el derecho a decidir y hace del soberanismo el eje de su agenda política, el PSE ha anunciado la ruptura de su coalición gubernamental y el discurso integrador del lehendakari Urkullu, tan positivo para Euskadi y el PNV, quedaría cuestionado. Pero Urkullu no parece dispuesto a renunciar a su pragmatismo. Para empezar ha anunciado que ninguna propuesta soberanista estará en la negociación de la investidura de Pedro Sánchez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Nos han cateado

Lo que irrita es que haya que esperar a los resultados del informe PISA para que hablemos …