Home Opinión La UE se mueve
Opinión - 17.06.2019

La UE se mueve

El sí al presupuesto del euro y la cumbre mediterránea activan el europeísmo

Contra los malos augurios, Europa sigue siendo capaz de avanzar, aunque sea muy poquito a poco. Demuestra que puede tomar decisiones y diseñar proyectos incluso cuando no está al borde del precipicio. Así lo indican tanto el balance del último encuentro del Eurogrupo, como la minicumbre de los siete países mediterráneos celebrada en Malta.

En efecto, los ministros de Economía de la eurozona lograron alumbrar esta semana el esquema de un nuevo presupuesto para la eurozona. Un instrumento esencial, cuando sea efectivo, pues contribuirá a suavizar los efectos de la próxima gran crisis que, tarde o temprano, llegará. Esta nueva herramienta, si bien tardará en llevarse a la práctica y aunque al principio sea de tamaño modesto (lo que es muy probable pero aún no está decidido), favorecerá especialmente a los países vulnerables. No son los únicos posibles perjudicados pero sí, por definición, los que exhiben menos defensas ante una crisis de efectos asimétricos (con desiguales impactos geográficos), ya sea financiera, energética o comercial.

El doble foco de este presupuesto en reforzar la inversión (cuando flaquee a escala nacional) o estimular las reformas estructurales es adecuado. Haber salvado el capítulo inversor, frente a las resistencias de la “liga hanseática”, capitaneada por Holanda, es un logro al que España ha contribuido de forma notable.

La idea del presupuesto europeo había capotado hace un año por la cerrada oposición de los países nostálgicos de la austeridad fiscal. Su recuperación, en la cumbre del pasado diciembre, ha cumplido ahora el calendario fijado entonces. Pero lo hace en un momento desfavorable: cuando las instituciones están en modo pato cojo, a punto de ver sustituidas sus cúpulas, lo que suele generar una atmósfera poco propicia a los acuerdos. El empuje europeísta registrado en las elecciones continentales, frente a las profecías respecto a un inevitable ascenso brutal de los populismos (que no se ha producido en el porcentaje que se aventuraba) actúa como telón de fondo favorable a ejercer la capacidad de iniciativa política.

A esa conjunción “astral” se suman los resultados de algunos recientes comicios en la escala nacional, que han mermado la potencia del manifiesto hanseático de tintes euroreticentes de marzo de 2018. En él se propugnaba lo contrario a un nuevo presupuesto de la eurozona: “Imponer restricciones al futuro presupuesto” de la UE, decía textualmente. Los ocho firmantes de entonces han quedado reducidos a cinco. Tres escandinavos (Dinamarca, Finlandia, Suecia) han alumbrado en los últimos meses sendos Gobiernos más proeuropeos, de raigambre socialdemócrata.

Frente al reflujo de los reticentes, los dirigentes mediterráneos, reunidos en Malta, han reclamado, también esta semana, poner el acento de las prioridades comunitarias en la lucha contra el cambio climático, el pilar social de la Unión Europea y el apoyo a los países africanos que dan origen o tránsito al reto migratorio.

Así que mientras los hostiles a más Europa se arrugan, sus partidarios también se activan. Lo que no es condición suficiente para elevar de forma sostenida el nivel de las ambiciones comunes. Pero sí un requisito muy necesario. Ahora se trata de pasar de las musas al teatro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Tiros al cazador y al periodista

La noticia de que Gómez Sequeira proyecta crear un museo con miles de piezas abatidas ha p…