Home Internacional/Mundo Grecia vota por primera vez en las elecciones europeas tras el rescate financiero
Internacional/Mundo - 21.05.2019

Grecia vota por primera vez en las elecciones europeas tras el rescate financiero

Los comicios al Parlamento europeo son vistos en el país heleno como un plebiscito interno previo a las elecciones parlamentarias de octubre

Hace casi un año que terminó el rescate financiero a Grecia y ahora, este domingo que viene, los griegos tendrán que ir a las urnas para votar quién será el partido mayoritario en el Parlamento de una institución, la Unión Europea, que puso a Grecia al borde del abismo económico hace casi un lustro.

Según las estadísticas, Grecia está entre los países más euroescépticos dentro de la Unión, y, por lo tanto, según la lógica, estas elecciones tendrían que ser vistas como algo no demasiado importante. El sentido común indica que la abstención -como es ya de por sí normal en las elecciones europeas- tendría que ser muy alta.

Pero no será así: Grecia votará este domingo y lo hará, se espera, en masa. El país heleno ve estos comicios como cruciales. «Las elecciones europeas tienen lugar justo antes de las elecciones al Parlamento griego en octubre -escribe la analista griega Zoe Alipranti-. Esto ya pasó en el 2014, y entonces Tsipras las ganó por primera vez, lo que le sirvió para catapultarse al poder. De hecho, tras esas elecciones, Tsipras dijo que el resultado le quitaba toda la legitimidad moral al Gobierno para continuar con las políticas de austeridad».

Ahora la historia se repite (pero a la inversa): Tsipas, en el 2014, adelantó y sobrepasó al partido del Gobierno, el conservador Nueva Democracia (ND). Ahora es ND quien espera rebosar y noquear a su oponente, Syriza, en el Ejecutivo desde el 2015. Todos los sondeos lo indican.

Los comicios de este domingo, aunque sean para escoger los representantes griegos para un Parlamento a miles de kilómetros, serán un plebiscito: el resultado marcará el camino hacia la oficina del primer ministro en Atenas.

Obligado votar

La ley electoral griega estipula que el voto, en cualquier elección, es obligatorio: que toda persona mayor de 18 años -en el caso de las elecciones europeas son 17 años- tiene que ir por la fuerza al colegio electoral a depositar su voto. Si no lo hace podría conllevar algunos meses de cárcel y una multa. Pero la norma no se implementa. Es algo normal en Grecia: fumar en espacios cerrados y conducir moto sin casco también es ilegal en el país heleno; y todo el mundo lo hace.

Así, Grecia elegirá a 21 diputados para el Parlamento Europeo de un total de 751 (contando a los británicos; cuando se marchen, serán 705, pero Grecia no ganará parlamentarios). Y la mayoría, según los sondeos, se los llevará Nueva Democracia. Se espera que el partido conservador, que está dentro del grupo del Partido Popular Europeo (PPE) -el mismo que el PP español y la CDU de Merkel- gane el 35% de los votos; por el 25% de Syriza.

Y eso que ND fue la formación que gobernaba cuando la troika impuso unas medidas de austeridad que resultaron sangrantes para Grecia. «Entre la gente conservadora griega hay recelo a la UE, por supuesto, pero creo que hay mucho más hacia Tsipras. Así que ellos ven unas elecciones así como una forma de votar en contra de Syriza», dice Eliana, una joven griego-alemana.

«La parte de mi familia griega es muy conservadora y odia a Tsipras con toda su alma. No sé si votarán a ND, pero sí que sé que nunca votarían a Syriza. Piensan que el Gobierno actual les robará todo el dinero si se mantiene», explica.

Incertidumbre

La situación, para Tsipras, es complicada, porque tanto para las elecciones de este domingo como para las parlamentarias griegas programadas para octubre, absolutamente todos los sondeos vaticinan que Syriza perderá la mayoría en la Cámara baja griega. Por eso, para intentar parar el golpe, los rumores en Atenas apuntan a que, si las elecciones europeas van muy mal, Tsipras estudiará adelantar los comicios griegos a junio.

El primer ministro griego vive en una carrera contrarreloj para salvar su popularidad: «Cada día que pasa creo que la gente se da más cuenta en sus vidas de cómo ha cambiado la situación -dijo Alexis Tsipras en una entrevista este lunes en el ‘Financial Times’. Esperar me beneficia, porque algunas veces hay un retraso entre el momento de tomar decisiones cruciales y cuando la gente se da cuenta de los cambios que acarrean, especialmente en la economía. Tengo la sensación de que los griegos justo ahora empiezan a darse cuenta de los beneficios de la recuperación económica«.

Pero la popularidad de Tsipras se resiente, y la derecha, que huele sangre, está galvanizada. Hace unos días, la prensa griega publicó varias imágenes del primer ministro de vacaciones en un yate privado el verano pasado: justo una semana después de los incendios de Mati, que mataron, en una tarde, a 102 personas. La oposición se le ha lanzado al cuello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Regeneración

El balón puede irse alto, puede salir desviado, puede chocar en un palo, o en el larguero.…